La marca del escarabajo

Nairo Quintana dio una gran demostración de poder en Lagos de Covadonga y se coronó campeón de la Vuelta a España, el 11 de septiembre.

Por Jorge Manrique Grisales
Director de CBN

Hace 29 años, un solitario Luis Herrera se enfrentó a Sean Kelly, un corpulento irlandés que arrasaba a sus rivales en las carreteras de Europa. Fue en Lagos de Covadonga donde el ciclista fusagasugueño asombró al mundo por su paso arrollador en la cuesta. En esa etapa “El Jardinerito” se ganó la Vuelta a España. En 2016, otro colombiano, Nairo Quintana, de Cómbita Boyacá, repitió la dosis en el mismo sitio. Después de su paso por Covadonga, Quintana no se dejó quitar más la camiseta roja con la que se subió ayer al podio en Madrid.

lago-enol-picos-de-europa
La mítica cumbre de Lagos de Covadonga en la Provincia de Asturias, España / Foto lagosdecovadonga.com

Es en la montaña donde los colombianos han marcado diferencia desde los años 80 cuando se decidió ir con un equipo amateur a disputar la Vuelta a Francia. El 17 de junio de 1984, Luis Herrera mostró una facilidad enorme para tragar kilómetros en subida. Nadie pudo seguirle el paso en Alpe D’Huez.

De allí en adelante se dieron otras hazañas importantes de nuestros ciclistas en Europa, pero nada como la Vuelta a España en 1987. No se tenía previsto que esto pasara, pues los colombianos eran protagonistas en las etapas de montaña, pero aún no se ganaban alguna de las pruebas más importante del ciclismo mundial.

Lucho Herrera asciende solitario a Lagos de Covadonga en 1987 / Foto imagen de archivo de RTVE.
Lucho Herrera asciende en solitario a Lagos de Covadonga en 1987 / Foto imagen de archivo de RTVE.

De un momento a otro, los medios de comunicación vieron que la cosa era en serio y montaron en aviones a sus enviados especiales. Herrera había dado una demostración impresionante en Covadonga donde asumió el liderato de la ronda ibérica y llevaba varios días de líder de la prueba.

Sin embargo, Kelly derrotó a Herrera en la contra-reloj y asumió el liderato. El sueño de ganar se alejó. Fue entonces cuando se dieron varias circunstancias como la que Sean Kelly tuvo que retirarse por enfermedad. Ahora la pelea era contra españoles, alemanes y franceses que querían derrotar al colombiano en el terreno llano. Herrera retomó la camiseta de líder (que entonces era amarilla) y nunca más la dejó.

lucholider
Así registró el diario El Espectador la hazaña de Herrera en Covadonga / Foto archivo El Espectador.

En un balcón de la Casa de Nariño, el entonces presidente de Colombia, Virgilio Barco Vargas, recibió de manos de Luis Herrera la camiseta amarilla y se la puso en medio de los aplausos de la gente. Algunas mentes agudas de la época dijeron que era una demostración de cómo los presidentes se beneficiaban del sudor del pueblo.

Otra vez en Lagos de Covadonga

En 2016 la historia se repitió en la misma etapa entre Santander y Lagos de Covadonga. Nairo Quintana había perdido momentáneamente el liderato de la Vuelta a España y fue en la escarpada montaña donde partió hacia la cumbre y nadie le pudo seguir el paso. Volvió a vestirse de rojo y esta vez hasta el paseo de La Castellana donde finalizó la competencia.

nairo en covadonga
Nairo Qintana lanza su demoledor ataque en Lagos de Covadonga en 2016. Ganó la etapa y recuperó la camiseta de líder que conservó hasta el Paseo de La Castellana/ Foto RTVE

Si Herrera tuvo a Kelly, Quintana tuvo a Chris Froome que le mordió dos minutos y 16 segundos en la contra-reloj al boyacense pero no le alcanzó para despojarlo del liderato.

Han pasado 29 años y las vueltas a Italia, Francia y España son más mediáticas y se pueden seguir en el celular. En los tiempos de Herrera, había que sentarse frente al televisor o prender el radio para escuchar lo que pasaba en las carreteras europeas y al otro día comprar el periódico para leer las crónicas de los escarabajos, nombre que salió de la forma como alguien vio que los colombianos trepaban.

Ahora bien, En 1987 no había la tecnología de hoy. Los ciclistas y sus técnicos se entendían a grito limpio en la carretera. Tampoco existía el pequeño computador que le vimos a Froome incrustado  en el manillar de la bicicleta.

nairo
Nairo Quintana, campeón de la Vuelta a España 2016 / Foto Facebook Federación Colombiana de Ciclismo.

Cuando la tarde cayó ayer en la plaza de Cibeles, vimos las luces de miles de celulares grabando la victoria de dos colombianos que estaban en el podio, Quintana y Chaves, y escuchamos en el televisor los gritos de los narradores de ahora.

La historia se repitió y de las montañas boyacense salió otro ciclista para recordarle al mundo que Lagos de Covadonga es un lugar sagrado para los que tienen la marca del escarabajo.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.