Surge la Escuela Taller del Calzado como espacio de oportunidades para actores del posconflicto

Personas desmovilizadas de grupos armados y en proceso de reintegración a la vida civil, víctimas de la violencia, afrodescendientes e indígenas, son los beneficiados con la nueva sede que la Corporación de Desarrollo Productivo –CDP del Cuero– inauguró en Cali con el fin de brindar más oportunidades de formación a través de la Escuela Taller del Calzado.

Foto de Alcaldía de Santiago de Cali.
Foto de Alcaldía de Santiago de Cali.

Este nuevo taller del CPD del Cuero, empezó a funcionar en una de las bodegas de las antiguas instalaciones de la Industria de Licores del Valle, con el apoyo de la Alcaldía Municipal y la Gobernación del Valle del Cauca.

Rómulo Marín Correa, gerente de la reconocida fábrica ‘Calzado Rómulo’, una de las empresas que ha vinculado la mano de obra de jóvenes con formación en el CDP del Cuero, hizo parte de este acto de inauguración, que también contó con la participación del asesor de Paz de la Alcaldía de Cali, Felipe Montoya, del gobernador del Valle, Ubéimar Delgado, así como la Agencia Colombiana para la Reintegración, representantes del CDP del Cuero, del gremio de empresarios Univac, beneficiarios del programa, entre otros.

La Escuela Taller del Calzado se encarga de ocupar a las personas que salen del CDP del Cuero que vienen capacitadas con el conocimiento del calzado, para que se especialicen y profesionalicen con garantías.

“Si nosotros les enseñamos a nuestros jóvenes a coger con sus manos un martillo, una pinza, una herramienta de zapatería, es muy difícil que tengan que empuñar un arma. En el CDP del Cuero hay sicólogos que ayudan a las personas reintegradas para que se vayan convenciendo que las cosas que estaban haciendo antes ya quedaron en el pasado, que se entra en una nueva etapa para empezar a construir país de otra forma diferente a la de tener que hacer cosas ilegales” –afirma Rómulo Marín. –”Realmente uno entiende la problemática que existe y la oportunidad de aprender que quisiera haber tenido uno en su momento y que hoy en día ellos la tienen.”

Personas del conflicto, de bajos recursos, madres cabeza de familia, y jóvenes vulnerables hacen parte de las personas que la CDP y la Escuela intentan ayudar a superarse, a través de este tipo de oportunidades que logran agradecer.

“Yo acostumbro, incluso, a darles conferencias los días lunes antes de empezar para hacerles saber que la continuidad ayuda mucho, así como la persistencia, la lucha y la estabilidad, herramientas para que sean unos profesionales. La idea es conseguir un profesional como verdaderamente se quiere.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.