La Policía se acerca a la comunidad en las carreteras del Valle

En medio del desplazamiento de viajeros por las carreteras del Valle del Cauca con motivo del puente festivo de Reyes, la Policía Nacional puso en práctica una estrategia para acercarse a la comunidad. La clave: el asombro... Cualquiera podía subirse a un helicóptero de la institución, tomarse fotos y hablar con los pilotos.

corrillo
No siempre se encuentra un helicóptero en la carretera/ Foto Jorge Manrique Grisales

Jorge Manrique Grisales. Como  si fuera un tornado en medio del implacable calor que invade por estos días al Valle del Cauca, un helicóptero de la Policía Nacional apareció en la carretera que une a Candelaria con Buga. Asombrados, los conductores que transitaban por la mencionada vía disminuyeron la velocidad para indagar qué pasaba. El aparato de color verde oliva dio varios rodeos antes de posarse al lado de un centro de atención para viajeros, ubicado frente a un parador de comidas.

Poco a poco se fue formando una fila de carros a la orilla de la carretera. Familias con niños descendieron de los carros y se aproximaron al gigantesco aparato. Los pilotos saltaron a tierra y con una amplia sonrisa invitaron a los viajeros a mirar de cerca e incluso subirse al aparato y tomarse fotos que en cuestión de segundos comenzaron a circular por todas las redes sociales.

casco
“Ya puedo decir que me sentí piloto” / Foto Jorge Manrique Grisales

Niños y grandes se probaron los cascos de los pilotos, mientras que sus acompañantes disparaban sin cesar las cámaras y los telefónos móviles.

“Esta es una idea del director general de la Policía, general Rodolfo Palomino, como una forma más de acercarnos a la comunidad y que nos pregunten por la misión que nosotros cumplimos en la sociedad”, explicó el capitán Miguel Gómez, uno de los tripulantes del aparato.

Con toda tranquilidad, el oficial respondía preguntas y accedía gustoso a tomarse fotos con todo el que quisiera. Señoras de todas las edades hacían fila para subirse y experimentar quizás por primera vez en la vida la experiencia de montarse en un helicóptero. Con los niños la cosa era más compleja porque no querían bajarse y en sus ojos se leía el deseo de tocar todos los botones del tablero.

subida
“Esta oportunidad no me la pierdo, así esté en muletas” /Foto Jorge Manrique Grisales

“Nuestra base de operaciones está ubicada en Tuluá. De allí salimos esta mañana y hemos realizado varios recorridos por las carreteras del Valle del Cauca aprovechando que en este puente festivo mucha gente salió a pasear”, agregó el capitán Gómez.

Entre las muchas cosas que le preguntaron figuró lo del mantenimiento. “A estos aparatos se les hace mantenimiento cada cierto número de horas de vuelo. Es como el kilometraje de un vehículo. Se llega el momento en que prácticamente se desbaratan y se revisa cada cosa… Todo eso lo hacemos en Tuluá donde opera una base de la Aviación de la Policía”, precisó.

Recordó que los oficiales que pilotean estos aparatos se forman en Mariquita, en el departamento de Tolima, donde se les imparte el entrenamiento necesario. Después de prestar el servicio como subteniente, durante un año, él se enroló en esta especialidad y ahora presta servicio de vigilancia desde el aíre.

ctgomez
El capitán Miguel Gómez junto al reportero de Cali Buenas Noticias /Foto Jorge Manrique Grisales

Antes de que se termine el puente de Reyes, seguramente el capitán Gómez hará nuevos recorridos para mostrar a la gente la importancia de la labor que realiza la Policía. Muchos podrán contar que se subieron a un helicóptero y lo mejor es que tienen ya la foto de su hazaña en Facebook.

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.